Ascensores Hidráulicos

Con tiro directo o indirecto, su desplazamiento suave y a velocidad moderada lo convierten  en una opción excelente para edificios de poca altura, con espacios restringidos y de uso particular. El ascensor hidráulico es silencioso, de instalación, regulación y mantenimiento relativamente sencillos. Además, ofrece potencia y confort, con un sencillo sistema de propulsión de la cabina y permite un amplio abanico de configuraciones, con una tecnología muy fiable.

Obra Nueva

Ascensores Panorámicos

El ascensor panorámico es el más espectacular de todos los aparatos elevadores. Permite combinar la alta tecnología con el diseño, manteniendo a los pasajeros en permanente contacto  visual con el exterior. Se integra en cualquier decorado, ya sea adosado a la fachada de un edificio o  en medio de un hall. Las posibilidades de decoración, con múltiples formas y diseños, desde los más clásicos hasta los más futuristas, son casi ilimitadas, y siempre con transparencia.

Ascensores Eléctricos

Con o sin cuarto de máquina, con motor tradicional o gearless, la gama de ascensores eléctricos es sin duda la más amplia, completa y variada. El ascensor eléctrico es un sistema de suspensión compuesto por una cabina y un contrapeso que se desplazan verticalmente, mediante un motor eléctrico. Las guías verticales, el amortiguador de foso, el limitador de velocidad… son parte de todos los elementos que garantizan la máxima seguridad del aparato elevador. El ascensor eléctrico estándar soporta desde los 180 hasta los 1200 Kg. Ofrece múltiples y variadas combinaciones para dar una solución óptima y a medida a cualquier tipo de edificio, sea cual sea el flujo de personas.

 
 

Montacoches

La plataforma montacoches es un elevador diseñado para el transporte vertical de turismos con sus ocupantes. En edificios que no dispongan de espacio suficiente para construir una rampa de acceso al garaje, el montacoches se convierte en la única solución de entrada y salida para los vehículos. Es idóneo en edificios de pocas viviendas o en casas unifamiliares, en  talleres mecánicos y concesionarios de automóviles.